lunes, 27 de abril de 2009

Descarnada Sexton


Mientras leía el libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés me topé con una mención que hizo a un poema de Anne Sexton, primera vez que escuchaba de esta poeta. Luego investigando más acerca de ella en internet leí otros poemas de ella, vale acotar que pocos han sido traducidos al español, pero si algunos bien fuertes, rudos, descarnados. Diría que es una poeta que no se dejó atrapar por tabúes.

Más allá de esa fortaleza en la palabra escrita había un espíritu en dolor permanente. En este mundo materialista dicen que el dinero da felicidad, es cierto, te ayuda a solventar los problemas del día a día, pero para Anne Sexton no fue suficiente. A pesar de que era la poeta estadounidense mejor pagada, cobrando 1.400 dólares en 1974 por cada recital, decidió por voluntad propia abandonar la vida. Aquí les dejo uno de sus poemas más descarnados:

La balada de la masturbadora solitaria


Al final de la aventura siempre está la muerte.
Ella es mi taller. Ojo resbaloso,
desde la tribu de mí misma, mi aliento
encuentra que te has ido. Escandalizo
a los que me observan. Me alimentan.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

Dedo a dedo, ahora la hago mía.
No está muy lejos. Sale a mi encuentro.
La sacudo como a una campana. Me reclino
sobre el diván donde tú la montabas.
Tú me tomaste prestada sobre el edredón floreado.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

Tomemos por ejemplo esta noche, amor mío,
cuando cada pareja se entrelaza
con una unión estrambótica, por debajo, por encima,
los dos abundantes de esponjas y plumas,
arrodillados y jadeantes, cabeza a cabeza.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

De esta manera mi cuerpo se libera,
un milagro irritante. ¿Debo poner entonces
la tienda de los sueños en venta?
Ahora estoy con las piernas abiertas. Me crucifico.
Mi pequeña ciruela, cómo la sueles llamar.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

Entonces fue cuando mi rival de ojos negros apareció.
La dama de las aguas, se levantó sobre la playa,
tocando el piano, con vergüenza
en sus labios y un discurso de flautista.
Y yo en cambio era la escoba que sólo llegaba a las rodillas.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

Ella te tomó como toma una mujer
un vestido en promoción de la vitrina
y yo me resquebrajé como se resquebraja una roca.
Te regreso tus libros y tu vara de pescar.
Los periódicos anunciaron hoy tu boda.
Por la noche, a solas, me caso con la cama.

Los muchachos y muchachas son uno esta noche.
Ellos desabrochan las blusas. Ellas bajan las cremalleras.
Ellos se quitan los zapatos. Ellas apagan la luz.
Las criaturas relucientes están llenas de mentiras.
Se comen el uno al otro. Hasta quedar satisfechos.
Por la noche, a solas, me caso con la cama

1 comentario:

Angel Rivero dijo...

Ha veces el dinero o su búsqueda es un refugio que se intenta para huir de fracasos, perdidas, inconformidades y sobre todo de la soledad, but… el dinero trae más soledad o por lo menos no compañía de la que se quiere …naturaleza humana..? quizás más bien alienación, aunque generalizar al igual que comparar es perverso.
He pasado, paso por tu lugar en silencio con la frecuencia que me deja la búsqueda de esa formula antisoledad y mira… la compañía llega en forma de comentario a lo que piensas con letras prestadas, gracias por eso, hermosa mujer de la Mesopotamia nuestra…
Saludos
AR

Por qué The Revenant no fue para el público venezolano

The Revenant comienza con hermosos paneos del paisaje frío e inhóspito donde se desarrolla la historia del film. Ahí está la chica en su ...